Grandes oradores: Cicerón

MARCO TULIO CICERÓN (Arpino 106 – Formia 43 a.C.) fue un jurista, político, filósofo, escritor y orador romano. ​ Es considerado uno de los más grandes retóricos y oradores de la antigua Roma.

Aunque era de origen plebeyo, su familia tenía una gran fortuna, lo que le permitió recibir una esmerada educación en Roma y en Grecia, formándose en Derecho, Filosofía y Literatura, de la mano de grandes maestros.

Dedicó su actividad principalmente a la política, materia en la que destacó gracias a su gran elocuencia. En su formación, completó de forma meteórica el tradicional cursus honorum (conjunto de cargos públicos que debía completar un político para avanzar en su carrera), alcanzado el puesto de senador a la temprana edad de 33 años. Un poco más tarde, en el año 63 a.C. sería nombrado cónsul, convirtiéndose, de esta forma, en el mejor ejemplo de “homo novus”, es decir, hombre sin antepasados ilustres que llega a cónsul por méritos propios.

Para alcanzar el puesto de cónsul tuvo que derrotar a Catilina, con quien tendría uno de sus más famosos enfrentamientos políticos. Catilina nunca aceptó esta derrota, organizando una serie de conspiraciones que no consiguieron fructificar.  Los cuatro discursos (Catilinarias) pronunciados por Cicerón ante el Senado, a fin de conseguir la ejecución de los conspiradores, constituyen la muestra más célebre de su brillante oratoria, de gran poder emotivo.

Gran defensor de la República como forma de gobierno, se opuso al Triunvirato de César, Pompeya y Craso. Posteriormente, cuando estalló la guerra civil entre César y Pompeyo, Cicerón apoyó a Pompeyo. Pero, tras la victoria de César, no tuvo más remedio que exiliarse. Finalmente, fue perdonado y pudo regresar a Roma. El asesinato de César en el 44 a.C. le hizo concebir esperanzas de recuperar la República, creyéndose otra vez a la cabeza del Estado, lo que le llevó a atacar violentamente a Antonio, que intentaba suceder a César, apoyando a otro de los candidatos, Octavio. Cuando, finalmente, Antonio y Octavio se unieron, Cicerón fue proscrito, teniendo que huir nuevamente de Roma, lo que no impidió que fuera asesinado.

SELECCIÓN DE LAS OBRAS MÁS IMPORTANTES DE CICERÓN

ORATORIA y RETÓRICA:

De oratore, en el que expone sus puntos de vista acerca de las cualidades y la formación del buen orador. También se analizan los estilos oratorios y las figuras de dicción.

Brutus, en el que reconstruye toda la historia de la oratoria latina.

Orator: retrato del orador ideal y pautas para su preparación. Es su obra más importante.

DISCURSOS:

– De tema político, como las Catilinarias contra Catilina, las Filípicas contra Marco Antonio, otros a favor de Pompeyo,…

– De tema judicial, como las Verrinas contra Verres, el exgobernador de Sicilia, Pro Milone a favor de Milón, Pro Roscio a favor de Roscio, Pro Archia poeta, …

Estilo de sus discursos: Son obras muy meditadas y complejas, resultado de una cuidada elaboración. Primero preparaba el discurso muy a fondo, luego lo pronunciaba, teniendo en cuenta la actitud de los asistentes y la impresión que quería producir; finalmente lo volvía a redactar para su publicación, dándole un carácter más literario. Es un maestro inmejorable en el arte de seducir y llegar al ánimo de los jueces, por medio del patetismo y de una gran sensibilidad en la exposición de sus argumentaciones. Se muestra como un hombre apasionado contra sus adversarios (Catilina, Clodio, Antonio…), hacia los que lanza sus más violentas palabras y su ironía cruel. En su estilo fue evolucionando desde los primeros discursos cargados de adornos hasta los de su madurez, mucho más sobrios y serios. Su estilo se caracteriza por amplios períodos gramaticales y largas frases acompasadas y rítmicas, de perfecta construcción sintáctica, que han sentado las bases de lo que posteriormente se conoció como el “estilo ciceroniano”.

CARTAS: obras personales que permiten conocerlo mejor, tanto en el ámbito familiar como en el social y político, ya que tratan de temas no sólo personales sino también profesionales, oficiales, políticos, filosóficos… Destacan las cartas dirigidas a su amigo Ático (Ad Atticum) y las dirigidas a su familia (Ad familiares).

TRATADOS POLÍTICOS: en los que establece la síntesis de sus ideales y objetivos políticos.

De legibus (Sobre las leyes),

 – De re publica (Sobre el estado)

TRATADOS FILOSÓFICOS: en los que expone algunas de sus cuestiones éticas y morales.

De finibus bonorum et malorum (Definición del bien y del mal),

De officiis (Sobre los deberes),

De natura deorum (Sobre la naturaleza de los dioses), – …

OBRAS MENORES: Cicerón escribió dos pequeñas obras dedicadas a su amigo Ático, escritas en forma de diálogo:

De senectute o Cato maior (Sobre la vejez),

De amicitia o Laelius (Sobre la amistad).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *